EL NEGOCIO DE LA SANIDAD


Ignacio González y Esperanza

“Yo soy el martillo del mundo, donde mis políticas impongo no crece lo público” Éste parece ser el eslogan neoliberal del momento, que, desde que avanza implacable por Europa como si del propio Atila se tratase, está atacando, infravalorando y denostando (para su propio beneficio) derechos fundamentales para las Personas (números, hablando en su idioma) como el que atañe este espacio; la Sanidad. Los alumnos más aventajados de esta facción ideológica en España los encontramos en la Meseta española. El Parlamento madrileño aprobó el 27 de Diciembre del pasado año, gracias a la mayoría absoluta del PP la Ley de Acompañamiento de los Presupuestos para 2013, que permite ceder a empresas la gestión de seis hospitales y 27 centros de salud que atienden a 1,5 millones de personas en dicha comunidad. El mayor plan de gestión privada de la sanidad pública puesto en marcha en España.

¿Responde esto a una necesidad de eficiencia en el sector, o a una necesidad lucrativa? La fiebre privatizadora de cierto partido se extiende desde hace años por nuestro país, uno de sus pioneros fue aquel vigoréxico presidente que si recuerdo bien, además de su idioma materno, dominaba bastante bien el tejano. En su día Aznar privatizó y liberalizó la energía eléctrica. Él ahora trabaja para Endesa y nosotros pagamos la luz más cara de Europa. El discurso en el que pretenden enredarnos es fácil, la gestión privada es mejor que la pública. Afirmación que si me permite, apreciado lector, genera en mí un alto grado de escepticismo.

Entrando en situación, conviene indicar quién se beneficia:

Aparte de Ribera o Sanitas, destaca la famosa Capio Sanidad, el mayor operador privado de centros sanitarios. Entre los que encontramos nombres como el de Teresa Echániz Salgado, Subdirectora de Investigación de dicha empresa, hermana de José Ignacio Echániz, consejero de, ¡ups!, Sanidad en Castilla La Mancha.

A pesar de ser una empresa de gestión privada, Capio obtiene el grueso de sus ingresos (75%) de fondos públicos, más exactamente de la administración pública administrada por los gobiernos regionales con la que Capio tiene contratos a largo plazo. Pertenece, además, a un fondo de inversión: CVC Partners, que desembolsó en marzo de 2011 unos 900 millones de euros para hacerse con ella, y la cual en un alarde de grandeza y satisfacción nos hace conocedores de que: “desde 1996 han multiplicado por 2,7 el retorno de las cantidades invertidas” o que… “el beneficio en 2011, cuando Capio sólo controlaba los Hospitales de Valdemoro y la Fundación Jiménez Díaz, fue de 112 millones de euros.” En dicho beneficio es curioso hacer una puntuación: junto a Ribera, funcionando prácticamente en Oligopolio, sus beneficios no revierten en los contribuyentes que con sus impuestos sí sufragan ambas, sino en los accionistas de tales conglomerados.

¿Qué hay detrás de Capio?

En la estructura de Capio es similar a las Matriuskas. En ella tres sociedades limitadas son propietarias unas de otras. El 11 de Noviembre de 2010, según el Boletín Oficial de Registro Mercantil nace Desarrollos empresariales Piera, cuya función es: “Comercio al mayor, menor, importación, exportación y fabricación de todo tipo de artículos de regalo”. El mismo día y con el mismo objetivo, nace también Poitiers Develops. En el origen de ambas hay un denominador común: HC Investiments BV, un fondo holandés que posee el 100% de la antes mencionada Poitiers, que a su vez, es la única accionista de Desarrollos Empresariales Piera, que a su vez posee el 100% de Capio. Una vez que el fondo de inversión CVC compra Capio a Apax (otro fondo de inversión) en la operación antes citada de 900 millones de euros, este utiliza esta batería de empresas para controlar a Capio.

Dentro de este entramado, destaca el curioso caso de Güemes, marido de Andrea “que se jodan” Fabra y por tanto, yerno de uno de los hombres con mayor suerte en lo que a lotería se refiere del territorio nacional, Carlos Fabra.  Güemes constituye un claro ejemplo de la intención de auto-enriquecerse y lucrarse con algo tan esencial como es el derecho sanitario.

Siendo consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, adjudicó el servicio público de análisis de seis hospitales a la Unión Temporal de Empresas. Pues bien, la empresa de la que es consejero actualmente (Unilabs) ha adquirido el 55% de la anterior empresa, quedándose con la gestión de los análisis clínicos que él mismo privatizó. Una hábil estrategia para hacer de la Sanidad madrileña la más eficiente del globo terráqueo, pensando, por supuesto en el paciente (¿o cliente?) y no en su propio bolsillo.

Güemes

El sistema consiste en coger tu dinero (como he dicho antes, Capio está financiada en un 75% con capital público) para enriquecerme yo (más de un gestor del PP, en este caso). Y no sólo eso, sino además, engañarte y hacerte creer que la Sanidad pública es ineficiente, al contrario que la privada, por supuesto. La lenta agonía a la que están sometiendo a la sanidad pública responde muy bien a la palabra Plutonomía, concepto que conviene indicar y definir: (del griego πλουτο- rico y οἰκονομία, economía) es un tipo de economía influida por y para los muy ricos. La palabra se dio a conocer en el documento “The Plutonomy Symposium: Rising Tides, Lifting Yachts” de Citigroups para describir el crecimiento en positivo de la economía estadounidense durante un momento con índices de mala salud económica, como el aumento de la pobreza, de las ratios de interés y de la deuda pública, viendo un negocio en este modelo.

Con el plan privatizador de Ignacio González y Cospedal aumenta la capacidad de imponer condiciones por parte de las empresas encargadas de la gestión, lo que supone un peligro. Para más inri, además no está demostrado el poder ahorrador de dicha maniobra, más bien responde a una cuestión “del bolsillo de algunos”.

 

Por Jairo Pulpillo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s